Tudela, el legado de una Catedral. Exposicion

Exposición. Del 22 de septiembre de 2006 al 7 de enero de 2007. Catedral de Tudela.

Presentacion

El legado de una Catedral

El arte de las catedrales representa ante todo el despertar de las ciudades. Además de recipiente de la cátedra episcopal, la catedral es una iglesia urbana. Esto es posible porque la catedral, surgida del empuje de la fe, es una obra colectiva, financiada con los beneficios de la limosna, pero también de la largueza de los reyes, de los nobles, de los príncipes y, sobre todo, por el impulso de prosperidad que, surgido de los campos, hincha las velas de la economía urbana. Los hombres de ciudad hacen de ella signo diferencial y se acogen a su sombra de hermosuras. Del empuje urbano, se enciende el milagro de catedral gótica.

Hija de aquel tiempo prodigioso, nuestra catedral emerge con el último románico y crece con el impulso gótico que la concluye y la cierra. El templo tudelano se enriquece después, se viste de retablos, rejas, sillerías, imágenes, yeserías, sepulcros, órganos… Cada estilo, cada tendencia, desde el equilibrio renacentista, pasando por el estallido de sensualidad barroca, hasta llegar al ordenado neoclasicismo de la Ilustración, está en ella, aunque la huella de los siglos haya impedido durante un tiempo disfrutar de su esplendor erosionado por la veladura del olvido. Igual que en la Edad Media, el impulso colectivo de los navarros ha hecho posible una recu-peración ejemplar que, ahora, esta exposición quiere enseñar y explicar.

Juan Ramón Corpas Mauleón
Presidente de la Fundación para la conservación del Patrimonio Histórico de Navarra

Accesibilidad | Créditos

Fundación para la conservación del Patrimonio Historico de Navarra